miércoles, 10 de junio de 2009

Vengo del silencio


Vengo del silencio
De los costados monocorde del asfalto
Cuéntame de tu viaje
Que te trajo a este desaliento
Que habitaba en ti antes del vacío
Donde fue que perdiste el horizonte
Háblame como te sienta el desanimo
De las horas que gotean sin remedio
De los seres que pierden todo el tiempo
De las flores que desfallecen
Con nuestros recuerdos
De los ruidos uniformes
De los corazones rotos
De los que moran por la noche
De las almas sin rumbo
Sin retorno
Sin un lugar yerran
Por la herradura de la luna

2 comentarios:

CASANDRA dijo...

si fuera yo la que tengo que contarte, te hablaría de una humanidad que vive en ese estado,
eso sí es una verdadera pandemia!!!
Cómo lo arreglaremos?

eduprecidente (con c ) dijo...

Casandra: si cada uno tuviese una palabra, podríamos escribir un poema, que nos llevaría un tiempo escribirlo y otro tiempo leerlo, pero ese tiempo seria nuestro, un tiempo menos para los generales, un tiempo menos para la derrota.