domingo, 5 de abril de 2009

Vosotros, los mercaderes del templo

Hijos de Putas
Me queréis vender el agua
¿Es que no tienes algo mas barato
Para ofrecerme?
¿No pudisteis envasar
el aire ni el tiempo?
¿No me pudistes
Fraccionar mis sentimientos, mis emociones?
Sino ya me lo hubieses quitado
Para vendérmelas
Con voces de locutores Impostados
Vosotros los poderosos
Los mercaderes del templo
Sois uno hijos de puta
Tomad estas palabras
Y ponedle un precio
Que yo se las doy
Por el culo.

3 comentarios:

eduprecidente (con c ) dijo...

No todo tiene un precio,sépanlo, la vida, como la libertad, no es un bien negociable.

entreprincipesyrevolucionarios.blogspot.com/ dijo...

Los que te conocen estoy seguro que no les cabe la menor duda.
Pues nos haces ricos con tu sola existencia.
Y hablo de la fortuna que engrandece el alma y el espiritu esa que no cambia ni canjea, como el canto del grillo.

Besos ,miles
Esmeralda

eduprecidente (con c ) dijo...

Esmeralda: creo que me faltaría la luz del alba, si no supiera de tu existencia, es hermoso haberte encontrado , mi vida no esta en venta, como mi libertad, pero valdría poco o nada si no contara con la presencia de otras vidas
Besos
Edu