miércoles, 25 de marzo de 2009

Tengo ordenar estos papeles

He empezado a ordenar mis papeles
Los que dicen te amo
Ponerlos con los que dicen te quiero
Diferenciarlos de los otros
De los que no dicen nada
De los que dicen poco
Los diarios sacarlos a fuera
Para que se lo lleve el basurero
Ahora que tengo más tiempo
Pero eso no significa
Que te voy amar más
El tiempo no significa nada
Tengo menos de todo
Pero eso no significa
Que te voy amar menos
Tengo que ordenar esto papeles
Que me recuerdan al otoño
Porque andan sueltos
Porque me los trajo el viento
Porque me los dejo el verano
Como un bello recuerdo.

11 comentarios:

eduprecidente (con c ) dijo...

Tengo que ordenar estos papeles, por supuesto que esto queda en las buenas intenciones, yo no podría crear en el orden, es muy probable que mis papeles, si en realidad hay alguno memorable, se lo lleve el viento, mas que termine ordenado en un fichero, los ficheros, son los nichos, de la creación, mis papeles están vivos, mientras están sobre la mesa o rodando sobre el suelo, lo mismo digo del amor.

(des)encontrada dijo...

Edu: que lindo esto que escribiste!
Me gusta.
besos!!
D

Steki dijo...

Pues entonces tendrás que hacer como el otoño, que se caigan para que después nazcan otros, renovados, con nuevos "tequieros".
Gracias por tu visita.
Un abrazo desde mi otoño en Mendoza.
BACI, STEKI.

Veruscio dijo...

Lindas palabras, eduprecidente (con c).

Gracias por pasar por mi diario.

Verónica

RECOMENZAR dijo...

Un recuerdo que te sigue latiendo adentro
besosssssssssssssssssssssssss

eduprecidente (con c ) dijo...

Des, bueno, gracias
saluditos

eduprecidente (con c ) dijo...

Steki, con estos últimos, fueron suficiente,para no olvidar el verano.

eduprecidente (con c ) dijo...

Veruscio:las palabras, son lindas, pero los sentimientos son mejores,al menos nos recuerdan los lindos sentimientos.

eduprecidente (con c ) dijo...

Recomenzar, solo el tiempo, lo sabe.
besos

entreprincipesyrevolucionarios.blogspot.com/ dijo...

Edu: Pensé ponerte el extracto de una canción que hace un tiempo mi madre al escucharla me dedico pues decía que hablaba mucho de mi, y justamente habla de ordenar los papeles. Pero me pareció demasiado bella así que va entera, espero entiendas mi punto.


La palabra imposible no me gusta, Federico,
Es tan triste, mirá, y asusta tanto
Tengo algunas cositas que decirte
Que bien sé que te cuestan a diario
Una es...
Que no dejes los zapatos en el medio del cuarto
Y otra es...
Que la vida es esta espiga
Que florece sin más entre los cardos
Y te pide soltá la primavera
Al final de cada día, federico,
Como un cálido abrazo
Y a qué vengo a aburrirte con la lata
Te estarás a esta altura preguntando
Bueno, es porque vi como al descuido
Que te estaba ganando el desencanto
Te he notado pensando entristecido
Y te he visto los ojos desvelados
Y me dije ¡qué cosa Federico!
No te caigas, por dios, te falta tanto
Fui por libros buscando cómo hablarte
Los poetas, pensé, hacen milagros,
Los poetas convencen, por ejemplo,
Que la rosa es más rosa entre los cardos
Pero cómo te hablo de poesía
Me asombré con los libros en la mano
En verdad, no venía mucho a cuento
Y empecé por lo que era menos arduo
Que acomodes un poco tus papeles
O que saques a milton más temprano.
No se ordenan por cierto las tristezas
Ordenando eficaz lo cotidiano
Pero, en fin, uno lo hace por reflejo
Y por amor se obnubila y dice a cambio
Que, por dios, no te caigas que la vida
Esta dándote siempre su milagro
Descubrí para entonces, Federico
Que las vueltas las daba porque acaso
Tuve tonta vergüenza de decirte
Que te quiero sin mucho mas preámbulo
Creo haberla hecho larga finalmente
No es sencillo escribir sobre lo humano
Asomate que el sol ya está, y no dejes
Los zapatos tirados en el cuarto

Teresa Parodi

eduprecidente (con c ) dijo...

Esmeralda: Emoción fue lo que sentí, cuando vi tu poesía, porque me doy una vaga idea lo que para vos significa, pero todavía no caigo, de lo hermosos que es el sol, cuando uno lo hace propio, creo que entendí algo, que a veces me siento cardo, cuando te veo como una rosa.

Un beso enorme Esmeralda
Edu