domingo, 23 de agosto de 2015

Cuando nos dimos cuenta



Cuando nos dimos cuenta
Que el agua, no regresaría
Al lugar, donde había venido
No serian como esos vientos que pasan
Por no ser de ningún lugar
En cambio estas aguas eran nuestras
Tan nuestras, como que nosotros, les pertenecíamos
Aunque al principio
Fueron ignoradas, por creerlas ajenas
De la lluvia, De un invierno, de las estaciones, de nadie
Pero fue, cuando vimos por primera vez
Esa pareja de flamencos en pleno vuelo
Bajar en el espejo de agua
Reflejo de nubes y de cielos
Por que las aves vinieron, también de allí
Después de un largo peregrinar
Como las aguas, fueron, aparecieron de la nada
Para caer en estas llanuras
Ignorando, fiestas y propósitos
Como si estas horas, ya no nos pertenecieran
Indiferentes, de nuestra miradas
Como quien se juzga propio
Desde instante mismo, nos desconocieron
Como si fuéramos fantasmales
Espectrales,sacados de una ensoñación, desvaríos de un loco
Que una vez nos juzgo aquí
Varados, como quien no sabe llegar a un, otro lugar
Las echábamos, los corríamos, con palos y señales
Como si su presencia, fuera la de un mal augurio
Pero las aves, mucho más fuertes que nosotros
Daban un vuelo rasante
Sobre nuestras cabezas
Para volver a posarse, sobre las aguas
Inertes, quietas carente de olas y mareajes
Carente, de un principio y un final
Donde solo acaece
La sucesión de los días y las noches







No hay comentarios: