miércoles, 30 de octubre de 2013

La ropa de trabajo




La ropa de trabajo tiene esa particularidad
De cuando es nueva, parece distinta
Pero luego de verla por un tiempo
Como eso que no se puede dejar de ver
Caemos en la cuenta que ya hemos visto demaciadas veces
Por mas que una vez fue nueva
Mas cuando el trabajo parece ser una rutina
Que nos condiciona en gestos y actitudes
Hay caras, que se modifican por la tarea que se realiza
Eso de estar mirando siempre al suelo
Guardando respetuoso silencio, escuchando el sonido que produce el agua
Cuando llena un cubo, un balde.
De a rato barre unas hojas, junta papeles, o barre simplemente el suelo
Me hubiese parecido mejor
Que sus ropas fuese algunas veces, de distinto color
Que me hable de humores, enojos, y no de un luto
Que venga un día a barrer con la camiseta de Boca
O de camisa y corbata como si estuviera en una oficina
Y no de esta que nos hable de una tarea, del suelo y de las hojas
Como la gente que pasa por acá, nunca pasan como para ir a la escuela
hacer un mandado
O como si estuvieran solo de paso
Viene con ropa todos iguales, como la del hombre que limpia
Vienen con esa ropa que uno se pone
Cuando se va ver a alguien, que no puede salir
Uno cuando es joven no piensa que se va a morir
No somos como esos reyes que construyen pirámides
Al menos ellos reciben visitas de turistas, arqueólogos, reyes
A gente que uno no volverán a ver nunca
Yo pensaba que la muerte era otra cosa, distinta
Pensaba… que curioso, ¿no?, (el hecho de pensar)
Que cuando estuviera muerto
Me iba ir a recorrer el mundo
En una gota de agua, en una brisa de pasto
Iba pasar por las ciudades, por esos países de habla distinta
Me iba perder por los caminos
y no estar todo el día, aquí
En el mismo lugar, viendo los mismos rostros como si fuesen nubes
Escuchando sus mismas voces
Al fin al cavo, la muerte no es muy distinta a la vida que uno tuve.




gran sonata, guitarra y violin- Paganini

No hay comentarios: