jueves, 7 de octubre de 2010

Desayuno en Tiffany


Me gusta la tristeza
Como una bebida
Que nunca me empalaga
Me gusta despertarme
Así, leyéndote un poema
Como escuchando la música
La de tus ojos callados
Rescatar de tu nombre
La noche
Que apagues así
Con luz, la luz de las estrellas
Y que seas la misma
Como cuando vuelve la mañana
Esplendida naturaleza
Alfombra dormida
Como un dulce
El almíbar de tus labios
Me gusta la tristeza
Que nunca me abandone
Aunque tus ojos me queden mirando
Aunque la confunda con la alegría
La de tus ojos callados.






Samba Triste - Baden Powell

1 comentario:

La Maga dijo...

la tristeza que es agua que alivia...
un abrazo eduu