martes, 17 de marzo de 2009

La piel de la serpiente, la ropa de Eva

Su baño estaba
Repleto de ella
Y desde una canilla
Flameaba su ropa
Como una bandera de guerra
Y estaba ahí
Para que yo la viera
Tan solo un momento
Había cubierto su feminidad
Miles de colores se desprendían de ella
Cada uno de sus colores
Me hablaba de una ausencia
Era eso que tan solo un momento antes
Había sido su piel
Ahora colgaba sobre la bañera
La piel de la serpiente
La ropa de Eva

1 comentario:

eduprecidente (con c ) dijo...

Me resulta extraño elegir una poesía , o el porque de un titulo, La piel de la serpiente, la ropa de Eva, no tengo nada contra las serpiente, recuerdo su piel , con muchos colores, y la piel esos reptiles me resulta muy perturbadora, imaginar una prenda con esa textura, porque no imagino una piel tan ceñida al cuerpo, ya que la serpientes, tienen esa particularidad de cambiar su piel , como quien abandona sus ropas , en esta poesia, intento elogiar esa desnudes, la desnudes de la mujer, que estando vestida, la imagino desnuda, cuando veo sus ropas.