domingo, 8 de febrero de 2009

Alegria de los cuerpos, perennes

Ya no te creo alegría
Aunque te vistas de fiesta
Con la sonrisa vana
De la tarjeta de crédito
De la llamada indulgente
Porque no eres más que esta nada
Que este cuerpo
Que me despierta todas las mañanas
Y que de un soplo me levanta
Para situarme en el presente
Que no es no es hoy ni es mañana
Ya no te creo alegría
Aunque te vistas de otoño
Y me invites a despolvar los desiertos
Aunque me extienda la mano
Que nunca encuentro
Ya no te creo alegría
De los frutos perennes
Ni en los remedios
Que me rescatan de mi propia muerte
De las razones que dan los locos
Ni de la esperanzas de los desesperados
Dejadme en este poso de naufrago
En este nicho solemne
Que es mi propio entierro
Situado en mi propia muerte
Quiero ser fruto, árbol, pasto, tierra
Quiero que vuelva el llanto.

2 comentarios:

rOo RAMONE dijo...

Yo quiero pararlo.

:) bonito post el qué dejaste.
Me encanto:_D


Besos!!

eduprecidente (con c ) dijo...

rOo, después del llanto , vuelve la paz como plenitud.
besos